logo carme arrufat


Seguro que te interesa saber por qué he lanzado este proyecto

Porque creo que es posible escribir disfrutando y no sufriendo, como les pasa a muchos profesionales que se inician a escribir su libro. Y en este proceso es en el que me gustaría ayudarte.

Porque si tienes el deseo o la necesidad de escribir un libro, disponer de recursos para hacer el camino fácil y ameno va a mejorar mucho tu experiencia.

Porque yo, cuando tenía 13 años quería escribir un libro, y sólo conseguía pasarlo mal ante una tarea que me parecía inexpugnable.

Ganaba premios de redacción en la escuela pero parecía que mis habilidades no iban más allá de unas pocas páginas. Hasta que descubrí el mundo de las Técnicas Narrativas y, poco a poco, empecé a dominar la tarea.

Ahora para mí, escribir es un gozo y un estímulo vital.

Por ello, me gustaría transmitir mi experiencia a todas aquellas personas que viven la tarea de escribir un libro como algo difícil de alcanzar.

He pasado muchos años dando clases de Técnicas Narrativas y Escritura Creativa, y he visto a muchas personas sufrir por impotencia ante sus textos. He visto personas llorando en clase. ¡Vamos a sacarnos de la mente el mito del escritor sufriente que tanto ha adornado a la literatura!

Mi deseo y mi ilusión es convertir el acto de escribir en un juego, en una experiencia feliz, mientras transitamos el camino de aprender cómo escribir un buen libro. ¡Ojo! Que la diversión no tiene porqué estar reñida con la calidad.

Me llamo Carme Arrufat y lo que te contaré sobre mí seguro que te va a sorprender

  • Durante 20 años he impartido clases de Escritura Creativa y Técnicas Narrativas en la Fundació Enciclopèdia Catalana, en distintos Centros de Enseñanza y Universidades (UAB, UB, FUB, Centros de Recursos Pedagógicos).
  • En este período, he acompañado a muchos alumnos a escribir sus novelas, muchas de las cuales han resultado publicadas y, algunas de ellas, premiadas.
Carme Arrufat
  • He acompañado a distintas personas a escribir sus tesinas o trabajos de investigación, con resultados de máxima nota.
  • Te sorprenderá saber que he ganado 35 premios literarios. Sí, a mi también me sorprende ahora cuando lo pienso... iba a correos con el carro de la compra cargado de manuscritos para enviar. Incluso había sacado una estadística: de cada 7 enviados, uno lo ganaba.

Descubre por qué mis clientes me eligen a la hora de escribir ese primer libro que llevan tanto tiempo postergando

  • Mi trabajo, desde el inicio de mi trayecto como profesora, ha sido el de mejorar la experiencia de la escritura, haciéndola fácil y divertida.
  • Está comprobado que lo que aprendemos jugando se aprende mejor y queda más grabado. Por ello, los cursos que impartía en los últimos años se titulaban: "Escribir Jugando".
  • En mis clases, no han faltado las risas y la diversión al conectar cada persona con su parte más creativa, y sorprenderse a sí misma y al grupo.
  • ¡Ojo, que este método crea adicción! Cuando llegaba el momento de terminar el curso, nadie quería irse.

Seguro que nunca te has detenido a pensar de qué forma influyen tus emociones en tu escritura...

Quiero que te imagines que en lugar de sentarte con la inquietud de, "tengo que ponerme a escribir mi libro pero no sé cómo hacerlo, lo pasas bien mientras construyes tu texto; mientras empiezas a estructurar los contenidos, a pensar en cómo va a ser tu introducción, qué subtítulos va a tener cada capítulo...

¿Sabes que tu texto no va a ser el mismo si brota de un Yo angustiado que de un Yo feliz y tranquilo, y que además se divierte?

¿Sabes que exactamente eso, puede constituir el factor diferencial para tus lectores?

Si un texto emociona, has conseguido conectar con el lector. Pero para que eso suceda no puede estar escrito sólo desde tu parte racional.

Manifiesto

Para que me conozcas un poco más te voy a dejar aquí mi manifiesto.

Puedes leerlo sintiendo qué puntos conectan contigo y por qué, qué puntos te emocionan y qué puntos te molestan. Todos ellos te hablan de algo importante.

1

Creo que los humanos tenemos derecho a ser felices y a convertir nuestras tareas en fuentes de alegría y de placer.

2

Creo que la escritura es una fuente de autoconocimiento, nos permite poner en palabras las nieblas del pensamiento.

3

Creo en el poder creador de las palabras y en lo cuidadosos que debemos ser a la hora de escogerlas.

4

Tengo claro que escribir nos puede ayudar a aclarar nuestras dudas. Se piensa mejor hablando o escribiendo, aunque sea en soledad, que en silencio absoluto.

5

Tengo claro que las palabras tienen efectos mágicos. En el antiguo Egipto ya sabían de la magia de la palabra y la usaban para sus rituales.

6

Tengo claro que existen palabras como puñales y palabras balsámicas, palabras capaces de abrir el grifo de la risa y palabras que nos pueden llevar a viajar por parajes de recuerdos lejanos... y muchas palabras más con propiedades poderosas.

7

Quiero vivir en un mundo en el que todo el mundo tenga la posibilidad de acceder al dominio de las palabras, este instrumento que nos hace más humanos. Y quiero que nos podamos permitir jugar con ellas, porque la palabra nos acerca más a los demás y a nosotros mismos.

8

No creo que haya que seguir a ciegas las normas. Algunos resultados creativos son producto de transgredir normas.

9

Mis fortalezas son sobre todo la precisión en el análisis de los textos y una gran empatía a la hora de comunicar a los autores cómo mejorarlos.

Esta historia me cambió la vida

El desarrollo de estas habilidades se lo debo a una maestra de escritura que tuve, que dominaba el tema, pero tenía la sensibilidad y la empatía anuladas del todo.

Las revisiones de los textos de los alumnos eran como un tornado. Unos y otros salíamos disgustados o llorando de las clases.

Aprendí a escribir, pero opino que no era necesaria tanta rudeza.​

Yo, y todos los demás, teníamos ganas y motivación. Sólo que ignorábamos cómo hacerlo.

Para eso íbamos a sus clases. No era necesario reñirnos, insultarnos, ni amenazarnos cada día.

Por otro lado, aprendi algo más que a escribir: aprendí que no quiero que nadie se sienta conmigo como yo me sentí con ella.

¡Me vacunó!

Y ahora, este aprendizaje lo disfrutan mis alumnos.

Y voy a terminar con una frase de Henry Miller que colgué en mi habitación cuando tenia 15 años y me tragaba todas sus obras; creo que la encontré en "Trópico de Cáncer":​

"Yo lo que quiero no es vivir, si a lo que hacen los demás se le puede llamar vida, sino expresarme"

Henry Miller​

Aviso legal - Contacto